jueves, 17 de enero de 2008

EPONA




Buenas noches a todos de nuevo. Hoy hablaremos de Epona, la diosa caballo. Ella es la que cuida de la fertilidad de las humanas, y de la abundancia de la tierra. También vela por la curación de heridas y enfermedades. Pero, por encima de cualquier otra cosa, es la madre de todos los caballos. Se dice que es posible verla, cuidando de ellos en las lejanas praderas del norte, alimentando a los potros y velando por los ancianos. Si alguna vez se presentara ante un humano, lo haria bajo la forma de una mujer, de salvaje belleza. No obstante, cuando está con sus protegidos, los caballos, adopta la forma de una yegua espléndida.

El aspecto más inquietante de Epona es, que es la guardiana de las puertas al otro mundo. En sus manos sostiene las llaves para abrirlas y el mapa, para guiar a las nuevas almas hacia ellos. Normalmente, permite que sean los kelpies que lleven a cabo esta función, en sus barcas. Sin embargo, si se trata de un alma notable, es posible ver a Epona a lomos de una yegua, guiando a esta nueva alma a su destino.

Epona no solo velaba de los humanos cuidando de que sus almas llegaran sanas y salvas al otro mundo, sino que también ayudaba a los ejércitos del norte, cuidando de las unidades de caballería, pues le rendían culto y era muy habitual encontrar ofrendas en forma de cuencos de maíz y cestos de fruta.